EN

CHIMO BAYO VISITA MERCADO SAN VALERO

CHIMO BAYO EN NUESTRO MERCADO

El pasado 12 de marzo, el icono de la ruta del bakalao y DJ valenciano, Chimo Bayo, visitó nuestro mercado para firmar botellas del technovino HU-HA, el tinto más marchoso de Bodegas Arráez.

El pasado año, Toni Arráez y Chimo Bayo se unieron para crear el concepto del «technovino», en referencia al estilo musical que fue hilo conductor de la ruta del bakalao, un movimiento que, con la música electrónica por bandera, congregó en los 90 a gente de todo el país en las discotecas valencianas, creando un nuevo concepto de ocio.

HU-HA fue el grito de guerra de miles de jóvenes y ahora es también un vino elaborado con la variedad de uva bobal, originaria de Valencia, que es la más rebelde y difícil de trabajar, pero con una frescura que encaja a la perfección con la línea de caldos “canallas” que lleva lanzando la bodega de La Font de la Figuera desde hace años.

Este vino es, en palabras de sus creadores, un homenaje a la libertad, la música y el hedonismo, y el Mercado San Valero se sumó a esta celebración al ritmo del mítico ¡HU-HA!

CHIMO BAYO EN NUESTRO MERCADO

El pasado 12 de marzo, el icono de la ruta del bakalao y DJ valenciano, Chimo Bayo, visitó nuestro mercado para firmar botellas del technovino HU-HA, el tinto más marchoso de Bodegas Arráez.

El pasado año, Toni Arráez y Chimo Bayo se unieron para crear el concepto del «technovino», en referencia al estilo musical que fue hilo conductor de la ruta del bakalao, un movimiento que, con la música electrónica por bandera, congregó en los 90 a gente de todo el país en las discotecas valencianas, creando un nuevo concepto de ocio.

HU-HA fue el grito de guerra de miles de jóvenes y ahora es también un vino elaborado con la variedad de uva bobal, originaria de Valencia, que es la más rebelde y difícil de trabajar, pero con una frescura que encaja a la perfección con la línea de caldos “canallas” que lleva lanzando la bodega de La Font de la Figuera desde hace años.

Este vino es, en palabras de sus creadores, un homenaje a la libertad, la música y el hedonismo, y el Mercado San Valero se sumó a esta celebración al ritmo del mítico ¡HU-HA!